No hay productos en el carrito.

Los datos, la energía innovadora del futuro

Internet de las cosas, blockchain o inteligencia artificial son algunos términos de los que ya se habla insistentemente vinculados a la energía. Nadie pone en duda el enorme impacto que tendrá en el futuro la transformación digital en el sector energético. Desde el auge de la generación distribuida, el autoconsumo o los dispositivos conectados en el hogar hasta los procesos de producción industrial automatizados o la movilidad inteligente, las tecnologías digitales determinarán cómo, dónde y cuándo vamos a consumir la energía.

En España, las empresas del sector ya han comenzado el proceso de digitalización. Y Cepsa es una de ellas. La compañía se encuentra inmersa en su propio proceso de transformación digital que, asegura, impulsará el cambio de sus negocios y áreas transversales. También supondrá la adopción de nuevas tecnologías y modelos de negocio, así como la mejora de la experiencia de cliente.

“En Cepsa tenemos un plan estratégico a 2030 en el que la transformación digital es un elemento esencial, y con el que buscamos poner en valor todo nuestro potencial gracias a las nuevas tecnologías y a la nueva capacitación de nuestros profesionales”, resalta Pedro Miró, CEO y vicepresidente de Cepsa. Y continúa: “Tenemos el objetivo de convertirnos en una compañía que base todas sus decisiones en el data. Precisamente, gran parte de los algoritmos que lo permitirán estarán basados en inteligencia artificial”.

La transformación digital en todos los negocios de Cepsa generará una caja acumulada de 400 millones de euros en cinco años, según la compañía energética. Además, el aumento de la eficiencia traerá oportunidades de expansión y la eliminación de barreras de entrada en nuevos mercados. La inversión prevista en los próximos cinco años asciende a 150 millones de euros.

Para alcanzar estos objetivos, en 2018 Cepsa creó la Dirección de Transformación Digital. “La tecnología posibilita cosas que antes no se podían hacer, pero lo relevante es cómo las personas adoptan esas tecnologías y cambian la forma de abordar los problemas. Es necesario que nuestros directivos lideren la transformación digital y que nuestros profesionales la reciban en primer término y participen en ella. Si los empleados no participan, no hay transformación”, resalta Joaquín Abril-Martorell, responsable de la Dirección de Transformación Digital.

Read More

Internet para 3.000 millones de desfavorecidos

La brecha digital entre los países del norte y los del sur no se cierra. A finales del año pasado, solo el 51% de la población mundial usaba Internet. Pese a los grandes avances para construir una sociedad de la información global, la economía digital es una quimera para la mitad del planeta. Mientras en las naciones avanzadas, el acceso a Internet crece de manera constante hasta alcanzar el 80,9%, en los países en desarrollo apenas cubre 54,3%, según la Unión Internacional de Telecomunicaciones. El salto más significativo lo ha dado África. En 2005, solo el 2,1% de la población africana tenía acceso a Internet, una cota que ha aumentado hasta 24,4% el año pasado.

África se encuentra en el epicentro de la zona de cobertura del proyecto O3b (Other three billion, otros 3.000 millones) desplegado por la Sociedad Europea de Satélites (SES) para facilitar la conexión a Internet en el mundo pobre. La compañía con sede en Luxemburgo puso en órbita el pasado abril cuatro satélites desde el centro espacial de Kourou, en la Guayana Francesa. Con este lanzamiento, SES cuenta ya con una constelación de 20 artefactos situados a 8.000 kilómetros de altura, que cubre una franja que va desde Sudán hasta Perú, de Pakistán a Nueva Guinea, del Amazonas a Malasia.

Son zonas en las que el acceso a la información y la comunicación se topa con dificultades económicas y frenos orográficos, lo que impide la democratización del acceso a Internet, declarado por Naciones Unidas en 2016 un derecho básico de todos los seres humanos. Una resolución de la ONU anima a todos los países a proveer a sus ciudadanos de acceso digital. El objetivo es que Internet sea un servicio de alcance universal, como lo es el teléfono.

El proyecto de la SES, cuyo principal accionista es el Estado de Luxemburgo, contribuye a reducir la brecha digital. “Existe una gran preocupación por las implicaciones que supone la exclusión digital”, dice Simon Gatty Saunt, vicepresidente de Ventas y Proveedores de Servicios Globales de SES Networks. Añade que “muchas de las personas que abandonan las áreas rurales lo hacen entre otras razones por un déficit en el servicio de Internet”.

Bajo la premisa de “conectar a las personas para cambiar vidas”, la compañía se propuso llevar la Red “a lugares sin servicio en zonas remotas y rurales y ayudar a instituciones gubernamentales a restablecer la capacidad de comunicación en áreas afectadas por desastres naturales o para habilitar servicios marítimos de alto standing”, asegura Gatty Saunt.

Read More

Egipto aprueba su primera ley contra delitos en internet

Después de más de tres años de debate legislativo, la Asamblea Popular de Egipto aprobó la semana pasada la primera ley que regula de forma exclusiva los delitos cometidos en Internet. Se espera que la nueva norma entre en vigor próximamente, una vez haya sido ratificada por el presidente Abdelfatá al Sisi. La promulgación de la ley era necesaria para poder perseguir delitos como el hacking de cuentas privadas o la suplantación de la personalidad en las redes sociales, que a partir de ahora serán castigados con multas e incluso penas de cárcel. Por ejemplo, la suplantación se castigará con entre tres meses y un año de cárcel y una multa de hasta 10.000 euros, en función del daño causado.

Sin embargo, el hecho de que la tipificación de algunas infracciones sea vaga y permita la clausura de páginas web, unido al talante represivo del régimen actual, hace temer que el Gobierno utilice la nueva norma para sofocar las voces disidentes con una base legal más sólida. Por ejemplo, la legislación otorga a las autoridades el derecho a “ordenar la censura de páginas web” cuando incluyan “una amenaza a la seguridad nacional o comprometan la seguridad nacional o la economía nacional”. Durante el año pasado, el Gobierno egipcio bloqueó más de 500 páginas web, entre ellas, las de medios críticos como Madamasr o Al Jazeera, a pesar de no contar con ninguna base legal para hacerlo. De hecho, ninguna institución pública asumió haber tomado la decisión ni ofreció ninguna justificación, lo que dificultó que los afectados pudieran recurrir a los tribunales.

Una interpretación expansiva de conceptos como “amenaza a la seguridad nacional” o “difusión de noticias falsas” ha sido utilizada para encarcelar a centenares de disidentes, entre ellos, algunos blogueros u opositores activos en las redes. En la última ola de arrestos, las autoridades apresaron al célebre periodista y bloguero Wael Abbas y al abogado laboralista Haitham Mohamedein, este último acusado de “usar Internet para incitar contra el Estado”. La nueva legislación ha sido criticada por no proteger la privacidad de los usuarios de Internet.

Read More

Tres maneras fáciles de proteger tu marca en Internet

Conseguir dar una imagen de marca conlleva mucho trabajo: crear un logo, elegir los colores clave, diseñar las bolsas, montar una página web acorde… Pero el esfuerzo vale la pena cuando los clientes llegan a identificarnos y situarnos con respecto a la competencia.

Sin embargo, una marca se parece a la reputación de una persona en cuanto a lo frágil que es: actuar de según qué modo o recibir ciertos comentarios negativos pueden dañarla irreversiblemente. Esto es especialmente cierto en el entorno digital, donde lo que se publica queda grabado básicamente para siempre.

Para ayudarte a proteger tu marca en internet, hemos recopilado 3 medidas que contribuirán a que cuando tus clientes te busquen en Google, vean resultados positivos.

1. Registra tu marca

Cuando hablamos de marcas no nos referimos solamente a nombres comerciales, sino que oficialmente se entiende que una marca puede adoptar muchas formas, como una serie de palabras; imágenes, gráficos o símbolos; formas o figuras; letras o cifras, etc.

En este sentido, al registrar una marca se nos concede el derecho exclusivo para utilizar ese signo de identificación para un producto o servicio, es decir que creamos nuestro sello de identidad propia a nivel «oficial».

Este título no solo nos permite diferenciarnos comercialmente de la competencia, sino que evitará que otra empresa, por más grande que sea, pueda «robarnos la marca», como pasó con Gmail —el servicio de email de Google– en el Reino Unido, que tuvo que rebautizarse Googlemail porque este nombre ya estaba registrado en ese país.

Además, nos da amparo legal en caso de que terceros usen nuestra marca sin permiso o de manera que nos perjudique.

Así que, si vemos a alguien que utiliza nuestro nombre, logo, etc. sin nuestra autorización, tendremos más bases legales para solicitarles que dejen de hacerlo.

2. Protege tu dominio

Idealmente, nuestro nombre de dominio debería coincidir con el de nuestra marca. Sin embargo, a veces puede ser difícil, ya que muchos dominios ya están en uso.

Para solucionar este problema, como explicamos en entradas anteriores, existen diversos métodos: si necesitamos recuperar un nombre de dominio que «nos pertenece», podemos recurrir a la compra, la vía administrativa o, en última instancia, llevar la cuestión a los tribunales.

Como medida de seguridad adicional, siempre que sea posible, deberíamos adquirir todas las extensiones principales (.com, .es, .eu, .info, etc.) para prevenir la ciberocupación, es decir, cuando un tercero se apropia de un dominio que incluye nuestra marca y lo utiliza en su beneficio o para fines maliciosos.

En este sentido, como marca registrada tenemos la posibilidad de reservar cualquier nuevo dominio antes de que salga a la venta para el gran público. En Nominalia, por ejemplo, el equipo de Protección de Marca Online avisa a los clientes antes del lanzamiento de cada nueva extensión, de modo que puedan decidir si les interesa registrarla.

3. Usa las redes sociales como plataforma integral

Otra cuestión importante para proteger nuestra marca en internet es cuidar nuestra presencia en las redes sociales.

A estas alturas, tener una página de Facebook, estar presente en Twitter o tener un perfil en Instagram, por nombrar solo algunas redes, es básico como parte del «escaparate virtual» de una empresa o profesional. Sin embargo, ello también nos deja expuestos a comentarios negativos de clientes y trolls cibernéticos.

A la práctica, debemos ver estos comentarios como una oportunidad para generar confianza, ya que nadie que esté comparando servicios espera encontrar solo opiniones buenas sobre una empresa. En cambio, por el mero hecho de responder a un cliente, demostramos seriedad e iniciativa. Es más, siempre que la contestación sea profesional y educada, causaremos buena impresión.

Por otro lado, además de responder a los comentarios, las quejas y los elogios de los clientes, podemos utilizar las redes sociales para participar en debates o dar noticias del sector y promover nuestra marca, compartiendo logros o novedades de la empresa. En general, «humanizar» la marca y darle una voz propia es una de las mejores formas de proteger nuestro nombre online.

 

Read More

Novedades en Chrome 70 que afectan a tu web

A mediados de octubre de 2018, Google presentó Chrome 70, que corrige ciertas características criticadas de versiones anteriores del navegador, como el inicio de sesión automático, e introduce novedades importantes en lo referente a los certificados SSL.

Nuevas opciones de privacidad para extensiones

Desde hacía unos meses, Google había detectado ataques a los complementos del navegador con la intención de acceder a los datos confidenciales de los navegantes.

Para prevenir este tipo de problemas, a partir de ahora, los usuarios podremos dar permisos específicos para cada sitio web. Es decir, será posible restringir el acceso a ciertas páginas (como la web de nuestro banco, PayPal, etc.) o configurar el navegador de tal manera que tengamos que pinchar específicamente para dar acceso a la página actual.

De este modo, controlamos la forma en que los complementos acceden a los datos de navegación y evitamos que puedan leer y modificar lo que vemos.

Posibilidad de desactivar el inicio de sesión automático

Una de las características más polémicas de la versión anterior, lanzada en septiembre de este mismo año, era que, al iniciar sesión en cualquier aplicación de Google, como Gmail, se iniciaba sesión en el navegador y los datos se sincronizaban automáticamente, sin que el usuario diera autorización explícita para ello, cosa que plantea posibles riesgos de privacidad.

Tras recibir numerosas quejas y críticas, Google ha añadido un parámetro que permite activar o desactivar el inicio de sesión automático en Chrome 70. Eso sí, la opción está habilitada por defecto y son los usuarios quienes deben desactivarla manualmente.

Cómo afecta esto a nuestras páginas y qué medidas tomar

Con este cambio en la visualización de SSL, que probablemente también apliquen Mozilla y demás navegadores en los próximos meses, es imprescindible activar HTTPS (idealmente en cada página del sitio) e instalar un certificado SSL, para evitar que el navegador señale nuestro sitio web con advertencias negativas.

El tipo de certificado no importa; sin embargo, los de validación de dominio y entidad perderán visibilidad en Chrome, ya que en esta nueva interfaz «neutra», el único certificado SSL que tendrá un indicador positivo es el Extended Validation.

Así pues, si queremos distinguir nuestra tienda online con un plus de seguridad mediante la barra verde, tendremos que comprar un certificado EV.

Por último, un pequeño apunte referente a folletos y demás material promocional: recordad que hará falta poner al día cualquier imagen en la que aparezca la dirección web de la empresa con el candado y la banda verde.

Read More

Grow My Store: la nueva herramienta de Google para e-commerce

A finales del mes de mayo de 2019, Google presentó su nueva herramienta para e-commerce Grow My Store, diseñada para ayudar a los comercios electrónicos a cumplir las expectativas de los compradores digitales.

Grow My Store es un nuevo recurso gratuito que Google ha creado para ayudar a las tiendas online a optimizar la experiencia que ofrecen a sus usuarios. Al igual que otros servicios del gigante tecnológico, funciona de un modo muy intuitivo. Tras introducir la URL de nuestra página en la casilla correspondiente, la herramienta analiza varios aspectos de la web y nos facilita un informe personalizado que indica tanto lo que estamos haciendo bien, como lo que podríamos mejorar.

Esta evaluación se basa en las buenas prácticas de referencia en el sector y nos da una puntuación general e información desglosada, en la que se examinan 22 tipos de métricas, clasificadas en seis categorías.

Información de producto. En este apartado, Grow My Store se centra en comprobar si los artículos o servicios están bien descritos, si el precio se muestra con claridad y si hay reseñas de clientes reales (algo que aporta mucha credibilidad). Y por último, si la página dispone de filtros y opción de búsqueda para que los clientes puedan navegar fácilmente.

Personalización. La herramienta de Google va más allá y analiza si la tienda virtual le permite al cliente abrir una cuenta personal y crear listas de favoritos. Esto es importante para que los consumidores puedan pasar de un canal a otro con toda la información sincronizada, lo que puede facilitar la venta.

Distribución flexible. Lo que la herramienta llama «distribución» vienen a ser las cuestiones logísticas, desde disponer de un carrito de la compra y varias formas de pago, hasta ofrecer envío en un día y devolución gratuita.

Servicio de atención al cliente. Aquí Google hace hincapié en la importancia de que el cliente pueda encontrar fácilmente varias maneras de ponerse en contacto con la empresa, incluido, por ejemplo, en las redes sociales.

Seguridad. Una empresa que quiera vender por Internet hoy en día debe usar HTTPS. Por eso, uno de los factores destacados del análisis es el cifrado de las comunicaciones mediante certificados SSL.

Móvil. Además de comprobar si el diseño web se adapta a dispositivos móviles, Grow My Store tiene en cuenta la velocidad de carga, ya que los usuarios apenas esperan unos segundos antes de salir de una página.

Read More